Menor de 12 años viola a niño de 2 años en Huauchinango

por | 22 Junio, 2017

Jovita Pérez Fernández, a cargo de sus tres hijos por la discapacidad que afecta a su esposo, indicó que la noche del pasado 16 de agosto, mientras ella cenaba en su domicilio, su bebé fue ultrajado por otro menor de 12 años que reside en la misma casa donde ella habitaba, ubicada en la colonia Aurora Roja de Huauchinango.

“Escuché llorar a mi bebé y pensé que se había caído por lo que corrí a buscarlo pero no estaba en la cama en que lo había dejado. Pensé que se había caído. Corrí a buscarlo a otra habitación y lo encontré privado en brazos de su agresor que es hijo de la mujer que vive con mi padre”, contó.

Explicó que el menor le dio seis versiones diferentes de lo ocurrido, pero cuando revisó al pequeño se percató que estaba muy lastimado, por lo que lo llevó al Hospital General para que lo atendieran y salir de dudas sobre lo que había pasado.

El médico de urgencias le comunicó que todo indicaba que el bebé había sido violado y le recomendó que fuera a Zacatlán para que lo revisara el legista, ya que en este lugar no hay peritos, y éste corroboró la agresión sufrida por el menor, por lo que presentó su denuncia que se radicó en la Carpeta de Investigaciones Huauchinango.

Pero desde esa fecha, además de que fue corrida de su domicilio junto con sus hijos y marido, ha estado recibiendo presiones tanto de su padre Maximiliano Pérez Robles, como de la mujer que vive con éste para que desista de su denuncia diciéndole que “esas cosas deben quedar en familia. Que es una vergüenza lo que estoy haciendo”.

“Ellos pensaron que porque tengo a mi esposo discapacitado y mis tres niños chicos, no iba a decir nada. Y apuestan a que no tengo dinero para viajar hasta Puebla, como me requieren en la Procuraduría, que no buscaré que se le haga justicia a mi bebé, porque en esa dependencia me dijeron que los trámites seguirán por más de tres meses”, indicó.

La mujer admitió haber recibido ayuda de la Dirección de Atención a Víctimas de Violencia, pero ha tenido que estar consiguiendo dinero para poder acudir a las citas con la sicóloga y otros peritos. “Pero no quiero que las cosas se queden así. Quiero justicia, Mi padre que se ha hecho cómplice del muchacho que agredió a mi bebé me quiere obligar a desistir de la denuncia. Él dice que cuando mi niño sea grande va a olvidar lo que le hicieron. Y yo tengo miedo de que algo me vayan a hacer y que mis hijos queden desamparados”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *